¿Qué es Xel-Há?

Cerca de Tulum encontrarás Xel-Há, un lugar para fluir con la naturaleza. Ponte tu equipo para hacer snorkel entre los habitantes marinos de la caleta o atrévete a deslizarte en los toboganes del Faro Mirador, a caminar por juegos de cuerdas y a caer desde tirolesas hacia refrescantes aguas. Xel-Há, el lugar “donde nace el agua”, te espera.

Siéntete cerca del cielo

Desde cualquier punto de Xel-Há podrás admirar inigualables paisajes de jungla, aguas cristalinas y recibir los rayos del sol, pero es el Faro Mirador, con 40 m de altura, el punto que te acerca más al cielo, y así poder admirar vistas panorámicas de la naturaleza en todo su esplendor. Experimenta la belleza del mar Caribe y la selva que rodea este hermoso parque en la parte sur de la Riviera Maya, un espectáculo que debes vivir.

BIENVENIDO A LA MARAVILLA ESCONDIDA

Explora atractivos naturales

Esnorquelea libremente en un río rodeado de manglar, cuyas aguas se mezclan con la caleta y desembocan en el mar Caribe. Convive con diferentes especies terrestres y marinas mientras disfrutas de divertidas actividades para todas las edades. Además, durante toda tu visita podrás disfrutar de buffets de comida típica e internacional, así como de barra libre doméstica. Encontrarás distintos restaurantes con una amplia variedad de platillos para todos los gustos y te recomendamos pedir una de las famosas bebidas tropicales que son referencia en Xel-Há.

Adrenalina, Diversión y Risas

En tu recorrido por el río, ya sea en una llanta flotante o nadando, encontrarás una piedra de valor con cinco metros de altura, que podrás subir para después saltar de regreso al agua. También encontrarás actividades que requieren de coordinación, fuerza y resistencia, en tirolesas, columpios, cuerdas paralelas y más. Pasa momento de gran diversión a lo largo del río, nada como un chapuzón después de intentar cruzar las cuerdas o al deslizarte en una de las tirolesas.

¿Estás listo para abrazar la vida?

Entra en contacto con la naturaleza en Xel-Há, desde caminar a través de sus caminos entre la selva, visitar el maravilloso Jardín de los Chacahs o ver el fruto del trabajo realizado en el Vivero, un lugar donde se cultivan una gran variedad de plantas de la región para ayudar a preservarlas. También podrás acercarte al interesante mundo de la abeja melipona, típica de la Península de Yucatán y que destaca por las propiedades de su miel y que esta especie carece de aguijón.